domingo, 30 de noviembre de 2008

Sentimientos en un niño/niña que está siendo abusado sexualmente

El abuso sexual genera diversos sentimientos en las víctimas, los cuales no desaparecen con el descubrimiento del hecho sino que muchos de ellos permanecen a lo largo de la vida. Entre los sentimientos más frecuentes tenemos:

Confusión
Los niños/niñas reciben mensajes contradictorios y confusos, pues la persona que los agrede es la misma que les da amor, en quien ellos creen o confían.

Desconfianza
La persona en la que el niño/niña confía le ha fallado, ya sea porque abusó de él/ella o porque no lo protegió. Esto genera una sensación de no poder confiar en nadie lo cual se traduce en una dificultad para entablar buenas relaciones en el futuro.

Traición
Las víctimas sienten que han sido traicionadas y utilizadas por el agresor. Además, sienten que los otros adultos no los han protegido y más aún cuando se descubre el abuso y la madre no les cree o no los apoya. Cuando los niños/niñas son separados del hogar una vez que se descubre el abuso, el sentimiento de traición aumenta.

Inseguridad
Las víctimas crecen dudando de su capacidad para interpretar la realidad, por lo que se vuelven muy inseguros de sí mismos, de sus capacidades y de los demás.

Dolor y sufrimiento
Este dolor con frecuencia no es explícito, ya que los niños/niñas muchas veces no lo logran expresar de manera abierta sino que lo hacen de manera encubierta a través de signos y síntomas.

Culpa
Las víctimas se sienten culpables o responsables del abuso, y cuando el abuso se descubre, las víctimas se sienten culpables por las repercusiones contra el agresor.

Vergüenza
Es el sentimiento más frecuente, ya que el abuso ha vulnerado la intimidad de la víctima y mucho más cuando éste se descubre; se rompe el secreto y la víctima se siente obligada a hablar de situaciones que comprometen su propia sexualidad.

Rabia
Rabia dirigida hacia sí mismos por no haber podido salir de la situación abusiva, hacia el agresor por el abuso cometido, y hacia los adultos que se suponen debían protegerlo.

Temor
Es un sentimiento que acompaña a las víctimas desde el inicio del abuso. Inicialmente el temor viene por el hecho de que el abuso continúe o que si se descubre entonces ellos sean castigados o apartados. Posteriormente el temor es a los cambios que puede generar el descubrimiento en la familia.

Escrito por Luis Aveiga | Cinthia Escandón basado en "Todo lo que todos y todas debemos saber sobre el abuso sexual infantil"

No hay comentarios: