domingo, 30 de noviembre de 2008

Cambios FÍSICOS que pueden evidenciar en los menores un abuso sexual

Así como un niño/niña manifiestan estragos de conducta por el abuso sexual, igualmente presentan cambios físicos. Los padres/madres de familia o tutores están llamados a tener todos estos cambios muy en cuenta para detectar si su hijo/hija está siento abusado sexualmente.

Los cambios físicos que presentan los niños/niñas víctimas de abuso son:
  • Dolor, enrojecimiento o sangre en el ano o los órganos genitales.
  • Falta de control de esfínteres, es decir el niño o niña se defeca en sus pantalones sin importar dónde se encuentre.
  • Cambios de comportamiento repentinos, tal como el orinarse en la cama.
  • Lesiones en cuello, boca, senos, nalgas, bajo abdomen o muslos.
  • Una secreción inusual del ano o la vagina.
  • Ropa interior manchada o rota sin causa conocida.
  • Enfermedades de transmisión sexual, tal como la gonorrea, clamidia o verrugas genitales.
  • Frecuentes infecciones urinarias en las niñas.
  • Dificultad para caminar o sentarse.
  • El embarazo en las jóvenes.
Al igual que en los cambios de conducta, la presencia de alguno de estos indicadores no garantiza que el niño o niña esté siendo víctima de abuso sexual. Sin embargo sí debe ser una señal de alerta de una posible ocurrencia. Es responsabilidad de la madre/padre de familia o tutor indagar y buscar ayuda para el menor.

Escrito por Luis Aveiga | Cinthia Escandón basado en "American Academy of Pediatrics", "Causas del abuso sexual infantil y herramientas para su detección y para la respuesta inicial" y "Guía para la atención integral de niñas, niños y adolecentes en las especialidades de desarrollo infantil, protección especial y atención emergente"

No hay comentarios: