domingo, 30 de noviembre de 2008

Cambios de CONDUCTA que pueden evidenciar en los menores un abuso sexual

Muchos padres suponen que sus niños les dirán a ellos o a otro adulto de confianza si alguien le está abusando sexualmente. Los abusadores frecuentemente intimidan o convencen al niño para que no diga nada.

El niño puede creer que el abuso sexual es su culpa y que le castigarán si alguien descubre lo que está pasando. Las primeras declaraciones de abuso de un niño pueden ser incompletas o vagas. El niño puede aludir al problema para ver si recibirá un castigo.

Los niños pueden hablar sobre el abuso después de haber pasado por un programa de seguridad personal en la escuela. El comportamiento del niño puede causar que los padres sospechen un abuso. Siempre esté pendiente de los siguientes cambios de comportamiento de su niño, los cuales pueden ser síntomas del abuso sexual:
  • Un temor reciente y obvio de una persona (hasta un padre) o de ciertos lugares.

  • Una reacción no normal ni anticipada cuando se le pregunte si alguien lo ha tocado.

  • Dibujos que muestran actos sexuales.

  • Una conciencia repentina de los órganos genitales

  • Actos y palabras sexuales compartidas con otros niños o animales.

  • Preguntas sobre la actividad sexual que no son apropiadas para su edad.

  • Cambios en los hábitos de dormir, tal como pesadillas en los niños pequeños.

  • Estreñimiento o el negarse a evacuar.

  • Estado de tristeza permanente.

  • Apatía, no parecen entusiasmarse con nada ni quieren nada. Pueden pasar mucho tiempo sin realizar ninguna actividad.

  • Muestran una conducta agresiva.

  • Tienen una actitud de abierto sometimiento, obedecen y se someten fácilmente a las otras personas.

  • Manifiestan desconfianza hacia las otras personas.

  • Cambian sus hábitos alimenticios, llegando incluso a padecer anorexia nerviosa o bulimia.

  • Dificultades para socializar con otras personas o con niños/niñas de su misma edad.

  • Tratan de permanecer más tiempo del debido en la escuela, o no quieren regresar a sus casas.

  • Muestran dificultades escolares.

  • Sufren de miedo repentino de ir al baño, que puede ser debido al dolor que produce el abuso sexual o porque el sitio donde se produce el abuso es el baño.
Cabe aclarar que la presencia de alguno de estos indicadores no garantiza que el niño o niña esté siendo víctima de abuso sexual. Sin embargo sí debe ser una señal de alerta de una posible ocurrencia. Es responsabilidad de la madre/padre de familia o tutor indagar y buscar ayuda para el menor.

Escrito por Luis Aveiga | Cinthia Escandón basado en "American Academy of Pediatrics", "Causas del abuso sexual infantil y herramientas para su detección y para la respuesta inicial" y "Guía para la atención integral de niñas, niños y adolecentes en las especialidades de desarrollo infantil, protección especial y atención emergente"

3 comentarios:

Lilian dijo...

Algo que no me queda claro es si un abusador psicologico y golpeador de estrato social alto, de nivel universitario y destacado profesional solo se limita a esa agresion fisica y psicologica o si puede tambien llegar al abuso sexual ... estoy hablando de un hombre de personalidad psicopatologica ... de situacion social encumbrada ... sera que un individuo de esas caracteristicas tambien llegue al abuso sexual?

Un beso enorme

desde el Sur

Lilian V.

Beto dijo...

Buena pregunta Lilian, creo que sería bueno que algo así lo responda un psicólogo.

Aunque personalmente creo que como de todo hay en esta vida, no considero que sea improbable que una persona con las características que mencionas llegue a cometer abuso sexual.

Saludos,
Beto

karensu dijo...

Creo que un padre debe estar medio ciego o ser un irresponsable para no darse cuenta que su hijo está sufriendo este tipo de cambios. Buena parte de la prevención está en que los padres abramos bien los ojos y que no dejemos nada "en el aire".